La solución al estrés de trabajar en la era digital

El estrés se puede definir como una respuesta de adaptación a los cambios externos. El término fue creado en 1930 por el médico Hans Selye, quien en 1950 publicó su famoso ensayo Estrés. Un estudio sobre la ansiedad. La Organización Mundial de la Salud postula que el estrés es “el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara al organismo para la acción”.

Una solución

Además de las medidas generales para controlar el estrés, como dedicar tiempo a actividades recreativas y llevar una vida sana con buena dieta y ejercicio, existen algunos recursos que tienen efecto sobre el control de la ansiedad.

El Sosegal Perfect es un complemento alimenticio que tiene efectos relajantes. Viene en cajas de 20 ampollas de 10 mililitros. Puedes tomar una o dos por la noche con zumo de frutas o agua.

Entre sus componentes se encuentran avena, pasiflora, manzanilla, tila y Ashwagandha, una planta medicinal utilizada desde hace más de tres mil años en la medicina ayurvédica. Además, contiene vitamina E y algunas del grupo B que son estabilizadoras del sistema nervioso.

¿Cómo funciona el estrés?

Estas reacciones tienen bases fisiológicas donde intervienen distintas hormonas, el sistema nervioso, el sistema inmune y los factores de coagulación.

Podemos hablar de dos tipos de estrés:

– El eustrés, que es una reacción normal y forma parte de la vida diaria. Nos ayuda a estar alerta y activos y es de breve duración.

– El distrés, que se produce cuando la demanda sobrepasa la capacidad de respuesta del sujeto. Expresa una percepción del individuo, que siente que no tiene herramientas para afrontar una situación que lo supera; aparece entonces un cuadro de ansiedad que puede hacerse crónico.

El distrés, a su vez, tiene una etapa de alarma o vigilancia sin afectación orgánica. Es sucedido por un período de adaptación o resistencia, cuando se prolonga la situación estresante y se inicia el reajuste del metabolismo. Por último aparece la etapa de agotamiento si la situación perdura por un periodo que supera las reservas del organismo. Con ello se produce un colapso y aparecen las enfermedades.

El tecnoestrés o síndrome de fatiga informativa

En la era digital contamos con la tecnología, una herramienta útil que nos facilita la realización de las tareas a velocidad y precisión mayor que en otras épocas. Sin embargo, puede volverse adictiva y crear una dependencia patológica.

Si sientes necesidad constante de revisar tus mensajes y trabajas sin pausas y sin descanso, sacrificando inclusive las horas de sueño, te ves afectado por este síndrome, por el que no podrás separarte de los dispositivos electrónicos. .

Otro rasgo que caracteriza a este problema es la necesidad de realizar tres o cuatro tareas simultáneamente, lo que cataloga a quien lo padece como "multitareas". Por ejemplo, navegar en Internet mientras respondes una llamada y redactar un informe. Has perdido la capacidad de priorizar las tareas.

El esfuerzo constante de pulsar el teclado, contemplar varias pantallas durante largas horas y la posición continua en el escritorio lleva a padecer síndrome del túnel carpiano, fatiga visual y dolores de cabeza, cuello y espalda.

El estrés es una patología propia de la vida moderna. Como muchas enfermedades, puedes prevenirlo y controlarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *